“La meditación es un estado del ser en el que no existe pensamiento”, definió el sabio Krishnamurti. Y me parece una de las más simples y profundas frases para definir lo que es la meditación.

Meditar no es reflexionar, ni pensar, ni concentrarse, ni repetir un mantra, ni estar en ayuno; es más bien, percibir el presente en su totalidad, como presencia, siendo una amalgama con la realidad que siempre cambia y crea. Es ser y estar sumergido en una conciencia oceánica con nuestra conciencia individual, siendo la fusión del sujeto y el objeto. Meditar es reencontrar el presente pero como regalo, como obsequio, la vida es un presente regalado por Dios.

Meditar es buscar la unidad en el interior de cada uno, esa unidad básica que hace latir cada corazón y crecer cada planta y árbol, esa que rige las mareas de los océanos, y que hace que la tierra gire.

El silencio y la quietud pueden llegar cuando avanzamos en el terreno meditativo. Al principio los vrittis (ondas mentales) pueden causar confusión e identificación, pero deben verse como una película, como si no te pertenecieran. La meditación trasciende a la mente, es un producto de la conciencia, en realidad la meditación es un estado de la conciencia.

Y debes preguntarte: ¿cómo está mi mente? ¿tiene muchos pensamientos? ¿me identificó con ellos?

Lo bonito es saber que uno puede estar más allá de la mente, trascender los límites del pensamiento para sumergirse o volar en los más amplios cielos de la conciencia. Y es que la mente es como un círculo (amplio a veces) y la conciencia es como un cielo. Lo finito y lo infinito. De la misma manera que para llegar hacia arriba el agua debió evaporarse; para subir a la luna la nave debe dejar partes en el espacio para que llegue la esencia. La meditación es un proceso que primeramente lleva adherida una técnica. Necesitamos la técnica para “entrar en meditación”, luego la técnica no es necesaria. Cada persona puede familiarizarse o sentirse más cómoda con  una u otra técnicas, las hay de muchas maneras y para cada tipo de carácter, el objetivo de este libro es mostrar las principales en las tradiciones más efectivas a lo largo de la historia de la búsqueda espiritual. También otras que he ido creando a través de mi trabajo con grupos y de experiencia personal de resultados positivos.

 

Meditar es como el escultor que quita partes (la personalidad y las máscaras) de la roca (la mente) para que quede la obra terminada (la conciencia). Es una purificación, una resta, una eliminación de lo que fue adherido antinaturalmente para que quede tu rostro natural, ese que cuando de niño jugaba en la playa juntando conchillas no tenía percepción del pasado ni del futuro si no de la asociación feliz de jugar en el presente.

 

Osho nos señala fácilmente: “Mira: he aquí un papel blanco, que contiene un dibujo. Puedes considerarlo como papel blanco o como dibujo.

O escucha el silencio que contiene una sonata -puedes atender al silencio o a la sonata.

O piensa en el espacio que contiene un edificio -puedes apreciar el espacio o el edificio.

O imagina una casa vacía. Puedes concebirla como paredes o como vacío.

Si ves el dibujo, el edificio, la sonata o las paredes, estás en la mente. Pero si ves el papel blanco, o el silencio, o el espacio o el vacío, estás en meditación!

 

El objetivo de toda meditación es la iluminación de la conciencia. El llamado Samadhi en la tradición yóguica, el Satori en el zen, el Nirvana en el budismo, la conexión con el Gran Espíritu entre los chamanes, el Orgasmo Cósmico en el tantra. Todos buscan la misma explosión luminosa de la conciencia individual disolviéndose en la gran conciencia cósmica universal. Este proceso puede ser gradual o repentino. Un estado donde ninguna palabra puede describirlo, donde se conoce el pasado, el presente y el futuro. El conocimiento y amor perfecto e infinito. Aún así, en el transcurso de este libro comentaré las palabras que los grandes iluminados han dicho al respecto.

La iluminación tiene distintos estadios o niveles hasta llegar a la iluminación definitiva, la unión con el Todo. Hay muchos mitos respecto a ello. Nuestra esencia es la luz, y cuando te inspiras para algo creativo tienes un estado de luz; cuando dejas que el amor te eleve también te iluminas y obtienes lo que llamo el “ojo de la maravilla” que sucede cuando no te aqueja la rutina ni la depresión sino que todo es nuevo, fascinante, la aventura de vivir día a día dejando que la vida te sorprenda. Hemos caído en un estado repetitivo y mecánico de vida, hemos perdido la sorpresa y la innovación; la meditación aleja todo acto repetido y te lleva por nuevos caminos tanto externos como por tus habitaciones internas que esperan llenarse de la luz del alma.

 

*Cursos Online, ebooks gratuitos en: www.guillermoferrara.org
*Hazte ADNCoach© desde cualquier país escribe a guillermoferrara09@yahoo.com
*Videos y Conferencias: Suscríbete a www.youtube.com/guillermoferrara

Guillermo Ferrara

Escritor, terapeuta, místico, autor de 23 libros traducidos al inglés, griego, alemán, francés, chino, serbio, ruso, rumano y portugués. Sus libros son un valioso aporte para que las personas mejoren su calidad de vida.

Ver todas las entradas

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Déjanos tu nombre, tu correo electrónico principal y recibe

GRATIS PDF sobre Crecimiento Personal

FAVOR DE VERIFICAR SU CORREO PARA DESCARGAR PDF

imagen-amazon Escritor, terapeuta, místico, autor de 23 libros traducidos al inglés, griego, alemán, francés, chino, serbio, ruso, rumano y portugués. Sus libros son un valioso aporte para que las personas mejoren su calidad de vida.

Guía para convertirte en

Life Coach Profesional

Cómo desarrollar tu potencial,

expandir tu crecimiento personal

total y ayudar a otros a lograrlo.



Déjanos tu nombre, email principal y recibe

GRATIS PDF sobre Crecimiento Personal

 

SÓLO RESTA UN PASO MÁS. FAVOR DE REVISAR TU CORREO CON EL QUE TE HAS REGISTRADO.