La vida sólo se puede entender mirando
hacia atrás, pero sólo se puede vivir mirando
hacia delante.
SOREN KIERKEGAARD

 

Claro está que muchas veces estamos condicionados por unas malas pescas del pasado. ¿Lo apostaste todo y no has pescado nada? ¿Saliste a la mar con tu compañero y tu compañera, y has vuelto con las manos vacías?
¿Has echado tu caña en pantanos y no en mar abierto?

Tenemos que aprender de la misma manera que cuando éramos pequeños nos movíamos de sitio cuando no había pesca en un lugar; íbamos en busca del cardumen. Donde el agua estaba más cálida, donde había una bahía o donde había menos oleaje.

El pescador sabe igual que el meditador zen que el sitio donde uno se encuentra es importante: el aquí y ahora. Si no te gusta tu presente puedes cambiarlo. ¿No estás a gusto con un trabajo? Cambia de actitud frente a él o cambia de trabajo. ¿No tienes comodidad y felicidad en una relación?

Cambia de enfoque o de pareja. No podemos dejar que las anclas de la rutina o el miedo a navegar nuevos ríos nos paralicen. Eso equivale a estar ya muerto, irse a pique al fondo del océano.
El pasado trae experiencias que tenemos que saber canalizar para que en el presente nos ayuden con sabiduría y no con dolores pasados. ¿Hasta cuándo una persona irá por la vida con un ancla pesada en el alma?
Tenemos que ser ligeros. A los barcos pesados les cuesta maniobrar. En cambio, un velero ágil deja que su trayecto
sea dinámico, nuevo, renovado.

El presente tiene que traer frescor, dicha y novedad. «No existe ninguna evidencia que demuestre que la vida es algo serio», dice Brendan Gill. Las personas que se apegan a dolores pasados pierden la capacidad de sonreír, de jugar y de abrirse. En cambio, se cierran como un molusco sin saber que dentro no queda nada, son puro caparazón. Ese molde debe ser roto y nacer de nuevo. Las experiencias dolorosas del pasado, el estar con las manos vacías a pesar de haber puesto mucho esmero en la pesca, nos indica que no es el agua correcta donde pescar. Cambia de rumbo, sé valiente y navega hacia nuevos horizontes.

En soledad o con la misma compañía, eso lo decide cada uno desde la libertad, sabiduría e intuición. Pero hay que navegar y navegar, nunca anclarnos en los puertos del desánimo, la tristeza o la depresión. Esos barcos, al cabo de un tiempo, pierden la capacidad de navegar, porque tanto tiempo en puerto les ha generado óxido y suciedad.
Aprendemos de las experiencias del pasado, dejamos pasar esas tormentas, y cuando vuelve a salir el sol por la mañana, decimos adiós a esos viajes y comenzamos a navegar de nuevo, desplegamos las velas y dejamos que una nueva brisa nos impulse.

Poco a poco, tu barca comienza a adentrarse otra vez en la mar.

 

*Consigue los libros en https://www.amazon.com/-/e/B004N4V9CW

*Cursos Online, ebooks gratuitos en: www.guillermoferrara.org

*Hazte ADNCoach© desde cualquier país escribe a guillermoferrara09@yahoo.com

*Videos y Conferencias: Suscríbete a www.youtube.com/guillermoferrara

Guillermo Ferrara

Escritor, terapeuta, místico, autor de 23 libros traducidos al inglés, griego, alemán, francés, chino, serbio, ruso, rumano y portugués. Sus libros son un valioso aporte para que las personas mejoren su calidad de vida.

Ver todas las entradas

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Déjanos tu nombre, tu correo electrónico principal y recibe

GRATIS PDF sobre Crecimiento Personal

FAVOR DE VERIFICAR SU CORREO PARA DESCARGAR PDF

imagen-amazon Escritor, terapeuta, místico, autor de 23 libros traducidos al inglés, griego, alemán, francés, chino, serbio, ruso, rumano y portugués. Sus libros son un valioso aporte para que las personas mejoren su calidad de vida.

Guía para convertirte en

Life Coach Profesional

Cómo desarrollar tu potencial,

expandir tu crecimiento personal

total y ayudar a otros a lograrlo.



Déjanos tu nombre, email principal y recibe

GRATIS PDF sobre Crecimiento Personal

 

SÓLO RESTA UN PASO MÁS. FAVOR DE REVISAR TU CORREO CON EL QUE TE HAS REGISTRADO.